TU BLOG DE MASAJE.

Descubre el maravilloso mundo del masaje.

viernes, 7 de octubre de 2011

CRIOMASAJE



               El criomasaje es la aplicación dentro de las terapias manuales de frío, de una forma directa, controlada y en una zona concreta, no suele exceder de los 10 minutos.
           
          La forma de utilizar el frío hoy en día es muy fácil, teniendo en cuenta la gran variedad de productos que existen en el mercado, en forma de gel, cremas, spray…destacando el cloruro de etilo (mucha precaución con este producto). Es preferible utilizar productos naturales, y nada mejor para enfriar como el hielo. El único inconveniente es que al derretirse, produce agua, dando una sensación incomoda tanto para el masajista como  para el masajeado.

         El frío produce una vasoconstricción a nivel de la piel, produciendo una primera sensación desagradable para el masajeado que desaparece en poco tiempo. Bloquea los nervios superficiales, (motores y sensitivos) produciendo disminución de la sensibilidad, anestesiando la zona.
              Reduce la inflamación y el edema local, disminuye los hematomas.
         El frío rompe el circulo vicioso dolor-espasmo-dolor facilitando el estiramiento muscular progresivo, ideal para tratar lesiones y recuperar el músculo después de un ejercicio intenso.
            Se produce una disminución del riego sanguíneo, aumentando la presión arterial.


              Se enfría la zona  gradualmente, con frotaciones y fricciones de forma longitudinal a los músculos que estamos masajeando, aumentando la presión al mismo ritmo que el frío. No debe superar los 15 minutos. Después del criomasaje se recomienda un masaje evacuatorio y suave para poco a poco recuperar su estado normal.

          En algunas ocasiones se utiliza productos naturales para mantener la zona fresca durante más tiempo, aplicando esencia de alcanfor o menta.

         El frío es una herramienta muy importante para el masaje, dándole un toque fresco y vivo.