TU BLOG DE MASAJE.

Descubre el maravilloso mundo del masaje.

miércoles, 5 de julio de 2017

Masaje en la PLAYA


Un verano más, los masajistas ambulantes invaden nuestras playas. Se trata de personas que recorren la arena en busca de clientes ociosos y relajados a los que ofrecen un servicio barato y placentero.
 Por entre 5 y  20 euros, tenemos un *servicio * que nos relajará el cuerpo y la mente. Sin embargo,  lo barato puede salir muy caro. Los masajes playeros  comportan numerosos riesgos derivados tanto de la falta de condiciones que ofrece el entorno como de la dudosa profesionalidad de quieres prestan el servicio. Os voy a mencionar varias razones para no aceptarlos.
1. La higiene es dudosa.
Las personas que prestan estos servicios suelen ir de bañista en bañista.
Los masajistas, no se lavan las manos entre un cliente y otro, pues no tienen agua y jabón para desinfectarse, además aplican aceites de masaje de origen incierto. Esté aceite se transmite de un cliente a otro, con los potenciales microbios, y queda pegada y expuesta al calor y a la humedad, que puede hacerlos prosperar.
2. Se aplica el masaje sobre una piel ya sensible por la exposición al sol,  la piel ha estado, y seguirá estando, expuesta al sol, los riesgos aumentan. Una piel insolada está deshidratada y es más sensible a las agresiones y las fisuras por donde pueden entrar agentes patógenos. Además se mezclan con el aceite granos de arena, un agente altamente abrasivo, la posibilidad de lesiones cutáneas aumenta todavía más. 
3. No se dan las condiciones adecuadas
Un masaje profesional se da sobre una camilla o una silla profesional, pero nunca sobre una superficie irregular como son los montículos de arena sobre la que se extienden las toallas. La manipulación corporal no permite un control de las zonas afectadas por el masaje y aumenta el riesgo de lesiones, hay que añadir, que un cuerpo que lleva rato echado sobre la arena presenta cansancio muscular porque la irregularidad del terreno. En tales condiciones, un masaje intenso dado por un no profesional sobre una zona cansada puede provocar graves lesiones.
4. Nos los da gente sin titulación y por tanto sin conocimientos
Los masajistas ambulantes playeros son personas que carecen o tienen titulación dudosa y probablemente tampoco conocimientos de anatomía humana como para dar este tipo de masajes, que suelen ser muy intensivos.
5. Son masajes intensos que pueden provocar o acentuar lesiones ya existentes
 Los masajistas pueden presionar inadecuadamente sobre hernias discales y zonas con problemas degenerativos de las articulaciones -en personas mayores de 40 años-, con lo que pueden agravar lesiones de carácter crónico. 
6. Fomentamos la explotación de personas por parte de mafias
 Las personas que dan este tipo de masajes veremos que son de origen asiático y que pasan en la playa muchas horas.
Aceptando este tipo de masajes fomentamos a veces sin ser conscientes de ello,abusos y  explotación por parte de personas indeseables. Debemos ser conscientes de que el dinero que ganan los masajistas ambulantes playeros no siempre  van a parar a sus bolsillos sino al de sus explotadores.
 7. No hay un interrogatorio preliminar.
El masaje se aplica sin ninguna pregunta ni preliminar. El masajista no sabe el estado de salud de la persona a masajear, creo que es de los motivos enumerados, el más grave. 

·        El masaje en la playa en condiciones adecuadas puede ser uno de las experiencias más gratificantes y saludables que pueden existir.